Aviso importante sobre los pagarés de Nueva Rumasa

Aviso importante sobre los pagarés de Nueva Rumasa

2
Aviso importante sobre los pagarés de Nueva Rumasa
Aviso importante sobre los pagarés de Nueva Rumasa.

A todos aquellos afectados por los pagarés de Nueva Rumasa, consideramos oportuno comunicarles que el reciente fallecimiento del patriarca de los Ruiz-Mateos no evita que la demanda siga adelante. Así lo señala el que fuera abogado de la familia durante 27 años, Joaquín Yvancos, en un artículo para el diario digital larioja.com, cuyo contenido reproducimos a continuación:

El empresario jerezano José María Ruiz-Mateos falleció ayer a los 84 años en el hospital de El Puerto de Santa María (Cádiz), donde estaba ingresado desde mediados de agosto por una fractura de cadera que se complicó con una neumonía. La vida empresarial de Ruiz-Mateos se resume en una palabra: Rumasa, la vieja y la nueva, y con las dos acabó en los tribunales acusado de estafa, delito fiscal y falsedad, entre otros delitos.

De la primera Rumasa apenas queda el recuerdo en las hemerotecas, pero por la Nueva Rumasa miles de familias que invirtieron sus ahorros en sus pagarés están pendientes de lo que digan los tribunales y de las investigaciones policiales y fiscales para saber adónde se fue el dinero.

Quien fuera su abogado de confianza durante 27 años, Joaquín Yvancos, cree que al final de la vida del empresario jerezano ha habido muchas sombras y pocas luces, sobre todo por su decisión de emitir pagarés de Nueva Rumasa, operación en la que «4.500 familias perdieron todos sus ahorros». Precisamente por esa emisión de pagarés, Ruiz-Mateos junto con sus seis hijos varones, los que participaron en la gestión del holding, están imputados en la Audiencia Nacional por estafa, insolvencia punible y fraude. Una causa que queda extinguida por la vía penal contra el patriarca de la familia debido a su fallecimiento, en lo que se conoce como ‘muerte procesal’, según comenta su abogado penalista, Marcos García Montes. Sin embargo, la causa por la responsabilidad civil continúa contra las sociedades que emitieron los pagarés y contra los hijos «porque la deuda permanece», explica Yvancos, quien abandonó su relación profesional con Ruiz-Mateos en octubre de 2011 y pasó a defender penalmente los intereses de más de 400 familias que invirtieron en Nueva Rumasa.

«Ruiz-Mateos fue un gran empresario que constituyó el holding más grande de España expropiado por motivos políticos», recuerda Yvancos. El empresario jerezano, miembro del Opus Dei, siempre utilizó este mensaje victimista para lograr apoyos, incluso en la política. La expropiación tuvo ardientes defensores y detractores, pero tanto el Tribunal Supremo como el Constitucional avalaron la actuación del Ejecutivo y rechazaron cualquier indemnización para Ruiz-Mateos. «Con José María hicieron una injusticia, pero él también la hizo a las 4.500 familias que perdieron sus ahorros en Nueva Rumasa», continúa Yvancos, quien recuerda las advertencias que se le reiteraron: «La aventura de los pagarés no era la más adecuada y todo el mundo, entre ellos yo, se la desaconsejó».

Repetir la aventura

Tras sufrir la expropiación de Rumasa, Ruiz-Mateos quiso repetir la aventura empresarial con un nuevo holding que constituyó en 1990 bajo la denominación de Nueva Rumasa. Una intrincada red societaria con estructuras opacas en paraísos fiscales que está siendo investigada en sede judicial. Poco se hablaba de ello hasta que, entre 2009 y 2010, Nueva Rumasa realizó varias emisiones de pagarés por parte de empresas del grupo que prometían intereses de hasta el 12%. Con ellas obtuvo unos 300 millones de euros de 4.500 inversores.

Aquello fue denunciado como un fraude piramidal y la Audiencia Nacional imputó a Ruiz-Mateos y sus hijos varones. Nueva Rumasa se había hecho con el control de empresas de alimentación tan conocidas como Clesa, Dhul, Elgorriaga, Trapa, Quesería Menorquina, Garvey o Carcesa, pero Ruiz-Mateos acabó yendo al preconcurso de acreedores y vendiendo la mayoría de las empresas en 2011 por una cantidad ridícula a una sociedad detrás de la cual estaba Ángel de Cabo, condenado por el vaciamiento patrimonial de Viajes Marsans en connivencia con Gerardo Díaz Ferrán.

La Justicia investiga ahora las entradas y salidas de dinero de decenas de sociedades en paraísos fiscales y a nombre de testaferros; además, comenzó a embargar propiedades de los Ruiz-Mateos, como el gran chalet familiar. Dos de los hijos están en prisión por fraude fiscal y alzamiento de bienes, y otros dos están a punto de ingresar también en la cárcel.

Se dice que la historia siempre se repite. Por la Rumasa primigenia, Ruiz-Mateos fue procesado por los delitos de apropiación indebida, falsedad, delitos fiscales y estafa. El Gobierno la expropió el 23 de febrero de 1983 «por razones de utilidad pública e interés social» al descubrir un agujero de más de 110.000 millones de pesetas.

Comenzó entonces una larga batalla judicial y mediática por parte de Ruiz-Mateos contra la expropiación. No logró que ningún tribunal le diera a razón y le devolviera las empresas o una compensación. No obstante, en 1997 fue absuelto por la Audiencia Nacional a pesar de considerar probadas la falsedad y el fraude fiscal. En 1993, el Tribunal de Estrasburgo sentenció que en el proceso de expropiación se violó el derecho de Ruiz-Mateos a ser oído, pero rechazó que tuviera que ser indemnizado. García Montes explica que está pendiente presentar un recurso ante el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo contra la decisión de negarle indemnización. En la expropiación, Rumasa integraba 18 bancos y alrededor de 400 empresas.

«Era un empresario no muy ortodoxo», señala Yvancos, quien, al promocionar su libro ‘Una familia ideal’ sobre los Ruiz-Mateos, apuntaba que «la contabilidad B la tenían todos en aquel momento, hasta los bancos». La compra del Rayo Vallecano la hizo por consejo de Jesús Gil, presidente del Atlético de Madrid y que también acabó en prisión, como medio para tener todos los días atención mediática y poder mantener viva la reclamación por Rumasa entre la opinión pública.

Yvancos también recordaba que el empresario del ‘holding de la abeja’ no quería pasar a la historia como un estafador y le pidió que hiciera lo que fuera: «Y si tienes que meter a mis hijos en la cárcel, los metes».

La muerte de Ruiz-Mateos no evita que la demanda contra Nueva Rumasa prosiga


Comentarios

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*