Cláusula Suelo: Más de 1.300 tarraconenses acuden a los Juzgados a reclamar la devolución

Cláusula Suelo: Más de 1.300 tarraconenses acuden a los Juzgados a reclamar la devolución

0

Gerardo, en Cambrils, recuperó sus 6.000 euros a través de acuerdo.

En la provincia de Tarragona el camino de la Justicia parece ser la tónica dominante a la hora de recuperar el dinero por Cláusula Suelo.

Sin embargo, algunos afectados como “Gerardo” –un uruguayo de 55 años instalado desde hace tiempo en Cambrils– han conseguido recuperar la totalidad de los importes (casi 6.000 euros) sin necesidad de llegar a la vía judicial.

Efectos de la Cláusula Suelo

En el caso de “Gerardo”, la hipoteca era de 180.000 euros por un piso de 50 m2 (algo bastante habitual en 2007, fecha de formalización de la escritura), a 36 años, y por la que pagaba alrededor de 700 euros al mes.

Justo un año después los tipos comenzaron a desplomarse (la crisis empezaba a sacudir con fuerza toda la economía), pero Gerardo seguía teniendo que hacer frente cada mes a la misma cuota hipotecaria.

A diferencia de otros afectados, Gerardo pudo asumir todos los pagos, a pesar de las cláusulas abusivas que había en su contrato.

Pero algo le chirriaba: “yo pagaba y luego empecé a ver que se hablaba del Euríbor. Notaba que bajaba pero en mi hipoteca no se reflejaba. Seguía pagando lo mismo por mucho que descendiera el índice y veía que eso no le pasaba a otra gente”. Fue en ese momento, y no antes, cuando Gerardo se dio cuenta de que tenía una Cláusula Suelo en su contrato, y de las auténticas consecuencias que suponía.

Con el Fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, el 21 de diciembre de 2016, todo resultó más sencillo y denunció su situación ante la entidad en febrero del 17. Unos meses después, en junio, el banco le reintegró todos los importes sin necesidad de pleitear.

Además, la cuota hipotecaria disminuyó sensiblemente, hasta los 400 euros y, tras la reelaboración del cuadro de amortización (aspecto muy importante que muchos tienden a “olvidar”), el capital amortizado ascendió hasta los 50.000.

Como vemos, ante los atropellos bancarios conviene reclamar siempre, especialmente cuando las circunstancias sean favorables.

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*