La banca apuesta por el concurso de Abengoa a principios de 2016

La banca apuesta por el concurso de Abengoa a principios de 2016

0

La banca apuesta por el concurso de Abengoa a principios de 2016Han pasado apenas seis días desde que la banca proporcionara los fondos necesarios a Abengoa para que pagase la extra de Diciembre de sus trabajadores. Pero que nadie se llame a engaño: las negociaciones con la compañía prosiguen para que ésta se acoja cuanto antes a la protección que le brinda la Ley Concursal.

Así, la mayoría de las entidades que conforman el llamado G7 —Santander, Bankia, CaixaBank, Sabadell, Popular, HSBC y Calyon— apuestan por el concurso de acreedores a comienzos de 2016; incluso, a ser posible, para este mismo mes de Enero o, como mucho, en Febrero.

De este modo la energética estaría en el plazo (de cuatro meses) que le brinda la figura del pre-concurso (solicitado el pasado 25 de Noviembre), y que le concede poder negociar una solución con sus acreedores hasta finales de Marzo.

Pero con un pasivo cercano a los 25.000 millones la situación es demasiado compleja y la multinacional sevillana puede solicitar el concurso de forma voluntaria en el momento que lo desee. En este sentido, fuentes cercanas a las negociaciones marcan en rojo el mes de Enero:

Enero será probablemente el mes del concurso, de esta manera se blindan las futuras inyecciones de liquidez y se contará con la tutela judicial.

En cuanto al porcentaje de Abengoa Yield susceptible de ser utilizado como garantía a la hora de afrontar nuevas inyecciones de liquidez, a las que el G7 pretende que se sumen otros bancos, ha quedado limitado al entorno del 13%.

Según Cinco Días “el concurso de acreedores colocaría la mitad del dinero fresco al principio de la lista de prelación de manera instantánea, sin necesidad de garantías. El colateral o su calidad no serían tan necesarios como lo son en la actualidad”. En cualquier caso, buena parte del resultado final dependerá, ineludiblemente, del uso que haga el control judicial sobre el proceso de reestructuración en caso de que el concurso sea completo. En relación con la cúpula de Abengoa, ésta perdería cualquier atisbo de poder negociador, mientras que la banca deberá provisionar el 100% de los créditos dados a Abengoa en un plazo de 12 meses.

Otra opción, con menos partidarios, es exprimir al máximo la participación en Yield, que volvería a utilizarse como escudo en el próximo desembolso de las entidades financieras. Esto permitiría pedir el concurso en Febrero.

Con el pre-concurso, en cambio, existe el riesgo de que las desinversiones —con las que Abengoa puede obtener 1.200 millones de euros limpios— o las posibles “quitas” queden invalidadas si finalmente se va al concurso de acreedores. Esta posibilidad cabe en las operaciones realizadas durante los dos años anteriores a su declaración.

A la espera de la tutela completa del proceso por parte de la justicia, la cual blindaría la reestructuración y además facilitaría los acuerdos para efectuar quitas y capitalizar deuda, bancos, bonistas y empresa están actuando, y negociando, por su cuenta y riesgo.

Por otro lado, la auditora KPMG sigue sin emitir su informe (que se retrasa hasta finales de Enero); sin embargo, todas las estimaciones sitúan las necesidades de liquidez en torno a los 100 millones de euros mensuales, de los que aproximadamente sesenta sirven para atender las nóminas de los 24.000 trabajadores.

Accede a toda la información para Reclamar las acciones de Abengoa

Reclamar por el fraude de Abengoa



Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*