Pérdidas cercanas al 81% en los bonos convertibles del Banco Popular

Pérdidas del 100% en Acciones y Bonos convertibles del Popular

0

Pérdidas del 100% en bonos convertibles y acciones del Banco Popular Con la «compra» del Popular por parte del Santander –a cambio de un euro– se asesta un golpe tremendo a todos los accionistas, bonistas y obligacionistas de la entidad, quienes, en caso de rendirse y no reclamar, lo perderán todo.

Si recordamos, el 25 de noviembre del año 2015, los bonistas recibieron acciones del Banco Popular. En ese momento los títulos cotizaban a 3,28 euros, un precio sensiblemente inferior al precio de conversión fijado de 17,61 euros, lo que supuso pérdidas para los afectados del 81%. Ahora, tras el «desastre» perpretado esta semana, las pérdidas pasan a ser del 100%.

En otras palabras, los titulares de los bonos «compraron» sin saberlo (mediante un bono convertible) unas acciones a 17,61 euros. Actualmente esas acciones no valen nada (cero euros). Y otro tanto para aquellos accionistas que acudieron a la ampliación de capital de 2016.

Como es conocido, el vencimiento inicial de los bonos era octubre de 2013; sin embargo en 2012 se ofreció un canje voluntario que aplazaba la conversión a finales de Noviembre de 2015. El acicate del producto consistía en una mejora de la rentabilidad (un 7%) y, teóricamente, tenía una mayor liquidez. El saldo final de la emisión de bonos se situó en los 631 millones de euros.

Con el objetivo de enmendar el daño causado, tanto a los propietarios de los bonos como a los accionistas, este despacho ofrece una vía de reclamación con la querella que hemos interpuesto por lo penal en la Audiencia Nacional, sin que esto sea obstáculo ninguno para reclamar, si se tercia, también por la vía civil.

Tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, después de que los supervisores bancarios exigieran a las entidades reforzar sus ratios de solvencia, el Banco Popular lanzó su primera emisión de bonos convertibles en 2009. Éste fue un momento propicio para muchos bancos y cajas, que vieron la oportunidad de colocar entre los inversores minoristas un cebo repleto de productos financieros complejos y tremendamente arriesgados no aptos para inversores minoristas, como las preferentes o los Valores del Santander, provocando en nuestro país un aluvión de reclamaciones y demandas judiciales que concluyeron, afortunadamente, con sentencias abrumadoramente favorables para los sufridos ahorradores. En este sentido, los bonos del Popular no han sido una excepción; esperemos que las acciones tampoco.

Accede a toda la información para Reclamar por acciones y Bonos Convertibles del Popular


Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*