Pérdidas cercanas al 81% en los bonos convertibles del Banco Popular

Pérdidas cercanas al 81% en los bonos convertibles del Banco Popular

0

Pérdidas cercanas al 81% en los bonos convertibles del Banco PopularHasta un 81%, éstas son las pérdidas que los tenedores de bonos convertibles en acciones del Popular podrían experimentar el próximo 25 de Noviembre (dentro de una semana).

En tal fecha los bonistas que den su aquiescencia recibirán las acciones del Banco Popular, las cuales cotizan, a día de hoy (18 de Noviembre de 2015) a 3,37 euros por acción, lo que implica que los títulos de la entidad deberían revalorizarse más de un 422,55% para alcanzar el precio de conversión fijado (17,61 euros).

En otras palabras, los titulares de los bonos «compraron» sin saberlo (mediante un bono convertible) unas acciones a 17,61 euros, acciones que ahora valen 3,37, que es lo que el mercado paga actualmente por ellas, experimentando de este modo un quebranto cercano al 81% (exactamente del 80,86%).

Por su parte el Popular entiende que dichas pérdidas podrían ser «sólo» del 35%, al considerar la entidad que éstas estarían minoradas por los intereses que ha ido abonando a los bonistas desde el año 2009. En todo caso, cada perjudicado tendrá que sentarse y hacer números para precisar con exactitud la cuantía del perjuicio, y valorar si merece la pena entablar un procedimiento judicial que le restituya la cantidad debida.

Como es conocido, el vencimiento inicial de los bonos era octubre de 2013; sin embargo en 2012 se ofreció un canje voluntario que aplazaba la conversión a finales de Noviembre de 2015. El acicate del producto consistía en una mejora de la rentabilidad (un 7%), además de una, en teoría, mayor liquidez. El saldo final de la emisión de bonos se situaría en 631 millones de euros.

Fuentes cercanas al Banco Popular han señalado que no habrá más cambios en la oferta de la emisión y que la próxima semana se ejecutarán todas las conversiones en acciones (no habrá más «patadas hacia delante»). Así, el valor nominal de cada bono dará lugar a 56,78 acciones valoradas a día de hoy en 191,34 euros.

No obstante, con el objetivo de intentar paliar las mermas que sufrirán los propietarios de los bonos, la entidad planea “contraatacar” con diferentes productos de ahorro que se ofrecerán en condiciones “preferentes” a las del mercado —todo un clásico— y “en función del perfil del ahorrador”. Nuevamente la norma sigue siendo la habitual: informarse debidamente antes de aceptar cualquier ofrecimiento por parte de la entidad bancaria, no sea que salgamos de Málaga para entrar en Malagón.

Tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, después de que los supervisores bancarios exigieran a las entidades bancarias reforzar sus ratios de solvencia, el Banco Popular lanzó su emisión de bonos convertibles (en 2009). Éste fue el momento propicio para muchos bancos y cajas, que vieron la oportunidad de colocar entre los inversores minoristas un cebo repleto de productos financieros arriesgados y complejos (como las preferentes o los Valores del Santander), provocando en nuestro país un aluvión de reclamaciones y demandas judiciales que concluyeron, afortunadamente, con sentencias abrumadoramente favorables para los sufridos ahorradores. En este sentido los bonos del Popular no son una excepción.



Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*