Preferentistas indignados increpan a los consejeros de las Black

Preferentistas indignados increpan a los consejeros de las Black

0
Preferentistas indignados increpan a los consejeros de las Black
Preferentistas indignados increpando a los consejeros de las Black.

Ésta es una semana de penitencia para los usuarios de las “tarjetas black”: uno a uno van pasando por el “confesionario” donde el Juez Andreu escucha sus versiones.

Así, Carmen Cafranga —presidenta de la Fundación Caja Madrid”— se presenta como víctima. De hecho, sus palabras ante el Magistrado fueron literalmente las siguientes: “Para mi vida profesional esto es un palazo”. Palo como el que le dieron en una boutique donde se dejó de una tacada 15.000 euros utilizando la famosa tarjeta; tarjeta que, por cierto, también utilizaba para ir a los toros.

En cambio, las auténticas víctimas, los preferentistas, siguen al pie del cañón esperando en la calle. Hoy un grupo de ellos ha seguido a Miguel Ángel Araujo (ex-miembro de la comisión de control de Caja Madrid, y que gastó 212.900 euros con su “tarjeta black”), quien ha continuado defendiendo el uso de su tarjeta tras destaparse el escándalo, lo cual no ha hecho sino encender aún más los ánimos de quienes han perdido los ahorros de una vida.

Hasta ahora, el interrogatorio más tenso ha sido el de Enrique de la Torre, a quienes la mayoría de los imputados señalan como la persona que entregó y explicó el uso de las tarjetas. Por su parte, Enrique de la Torre ´echa balones fuera´ y apunta hacia Miguel Blesa y Sánchez Barcó: según su testimonio, Blesa y Sánchez Barcó eran los que decidían a “quién dar la tarjeta y cuál era el límite”, por lo visto ninguno. Veamos algunos ejemplos más:

Pedro Bedía, de Comisiones Obreras, “otra pobre víctima de la black”, dice que le obligaban a usarla: “El secretario me exhortaba a utilizar la tarjeta en mayor medida de lo que lo hacía”. Y él, muy obediente, hizo gasto en puros, lotería y 6.000 euros en marisco.

Tampoco podemos olvidarnos del coche de José Antonio Moral Santín: ese saco sin fondo de problemas y gastos y que, según sus propias palabras, “tenía un flujo de recursos para reparar el automóvil”. Aún no sabemos el coche que utiliza el bueno de José Antonio; lo que sí sabemos es que se gastó 500.000 euros en reparaciones y gasolina. En mi opinión, debería cambiar de coche.

Un caso similar es el de Estanislao Rodríguez-Ponga, exsecretario de Hacienda. Sus palabras ante el Juez fueron las siguientes: “Como estaba la tarjeta, pues que con la tarjeta pagara todos los gastos del coche como si el coche fuera de la empresa”.

 

Pero volviendo a Enrique de la Torre, vemos como éste ya hablaba abiertamente en los correos intervenidos a Blesa de las “tarjetas opacas”, y que él las llamaba “black” porque entendía que “eran neutrales” a efectos fiscales, tal y como ha reconocido ante el Juez-Magistrado Fernando Andreu. Es decir, al igual que en el caso de la Infanta Cristina, estas tarjetas serían una suerte de ´agujero negro´ ante la Agencia Tributaria; menuda burla. En este sentido, otro de los imputados —José María de la Riva—, en respuesta a una pregunta del Fiscal sobre si había un acuerdo con Hacienda, éste, ni corto ni perezoso respondió: “Sí, en función del acuerdo que tenían se tributaba por parte de la entidad”. Amparado por este “feliz acuerdo con Hacienda” el socialista José María de la Riva dio rienda suelta a su romanticismo gastándose más de 200.000 euros en flores, Spas y tratamiento de belleza.

Desde luego hay un hecho indiscutible: son cada vez más los consejeros que explican esta situación, harto irregular, como algo sobradamente conocido no sólo por la Agencia Tributaria, sino también por el Banco de España (“todo se realizó con el consentimiento del Banco de España”).
—————————————————————————–

Accede a toda la información:
Reclamar Acciones de Bankia
Se admite la demanda colectiva del Despacho Yvancos&Abogados por la compra de acciones de Bankia
Se admite la demanda colectiva del Despacho Yvancos&Abogados por la compra de acciones de Bankia


Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*