Volkswagen admite que incurrió en el fraude de las emisiones por motivos económicos

Volkswagen admite que incurrió en el fraude de las emisiones por motivos económicos

0

Volkswagen admite que incurrió en el fraude de las emisiones por motivos económicosVolkswagen tenía que dar algún tipo de explicación a sus accionistas por el escándalo de los motores trucados… y lo ha hecho: debían ahorrar en costes para cumplir los objetivos, así que optaron por el fraude. Así consta, según el diario ABC, en un documento de 120 páginas que la automotriz alemana ha enviado como “contestación” a la demanda de los accionistas; efectivamente, el gigante germano se ha visto “presionado” por la “necesidad de reducir costes” y se encontró en medio de un “conflicto de objetivos”, una encrucijada que le obligaba a decidir entre cumplir con las nuevas normativas medioambientales y los objetivos de ventas, objetivos que, obviamente, estaban supeditados al precio de los vehículos. Al parecer era un problema sin solución y por ello, justifica la empresa, «se llegó a la utilización del software«.

Simplemente los técnicos eligieron la vía del software ilegal, un software que se habría instalado en 11 millones de vehículos y que les permitiría cumplir con los objetivos, aunque fuese por vías de “dudosa” legalidad. «Los técnicos de VW que trabajaban el concepto de la serie EA189 de motores diésel no lograron al parecer resolver este conflicto en el plazo temporal y con el presupuesto fijados«, confiesa el escrito redactado por los abogados de Volkswagen, que niega, no obstante, que la cúpula de la automotriz estuviera al tanto del problema desde 2014, en contra de lo que sostienen diferentes medios de comunicación alemanes. Es más, se asegura que sólo se enteraron del “trucaje” a mediados de 2015, pocas semanas antes de que estallara el escándalo (en Septiembre).

Concretamente, según el fabricante, «la decisión de modificar el software de los motores fue tomada más bien por trabajadores por debajo del nivel de la junta directiva«. De esta forma se trataría de exonerar a la junta directiva de Volkswagen, quien en teoría desconocía que se estuviesen realizando programaciones no autorizadas en el software de los vehículos diésel. Es decir, que solamente se enteraron del asunto en verano de 2015, a pesar de que todo apunta a que la programación —ilegal— se produjo «probablemente en noviembre de 2006«, programación que no implicaba grandes costes adicionales, motivo por el cual pasó prácticamente desapercibida.

Sin embargo, un documento publicado por la prensa alemana demostraría que Martin Winterkorn —expresidente de Volkswagen— sí estaba al corriente de la cuestión, lo que desbarataría la estrategia de la directiva para derivar toda la responsabilidad únicamente a un nivel técnico.

Asimismo, la compañía rechaza la acusación de no haber informado con la suficiente celeridad sobre el escándalo a los accionistas, alegando que lo hizo apenas tuvo “una base de datos confiables para hacerlo”.

La empresa se enfrenta, entre otros, a una demanda interpuesta por accionistas ante un Tribunal de Franuschweig. Los demandantess se acogen a la Ley alemana, una Ley en virtud de la cual ”la empresa debería haberles informado al menos dos semanas antes de lo que lo hizo ya que se trataba de datos relevantes para el precio de las acciones”.

Accede a toda la información para Reclamar por el fraude del grupo Volkswagen

Reclamar por el fraude del grupo Volkswagen



Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*