Divorcios: ¿quién y cómo se pagan los gastos de los traslados de los hijos?

Divorcios: ¿quién y cómo se pagan los gastos de los traslados de los hijos?

0

Divorcios ¿quién y cómo se pagan los gastos de los traslados de los hijosEl Tribunal Supremo, mediante Sentencia de 26 de Mayo de 2014, finalmente ha unificado la doctrina que determina quién y cómo deben sufragarse los gastos de los traslados de los hijos en las separaciones para cumplir con el régimen de visitas.

Este problema, el cual puede ser particularmente delicado cuando los progenitores residen en localidades distintas, ha sido fuente de continua controversia, especialmente porque en no pocas ocasiones la Sentencia o el Convenio Regulador del divorcio nada decía al respecto. En estos casos, para dilucidar la cuestión, las partes optaban por una de estas dos alternativas: compartir los gastos de mutuo acuerdo en el porcentaje que libremente pactasen, así como el modo o la manera de realizar los traslados; o bien planteaban el problema en los Juzgados, donde se aplicaban diferentes criterios para supuestos de parecida identidad, lo que, por otro lado, ha generado inseguridad jurídica.

Aspectos fundamentales derivados de la Sentencia

El Supremo resuelve unificando la doctrina, fundamentando que, salvo acuerdo de las partes, existen dos principios fundamentales a tener en cuenta a la hora de fijar el progenitor sobre el que recaerá la obligación de sufragar las cargas económicas de los traslados:

  1. El reparto equitativo de las cargas
  2. El interés del menor

Para el primero —el reparto equitativo de las cargas— el Alto Tribunal fija dos criterios:

  • Uno prioritario, que debe aplicarse con carácter general, y prevé que sea el padre/madre no custodio quien deba recoger a los menores del domicilio del custodio, y que sea el padre/madre custodio el que tenga el deber de ir a por los menores y  llevarlo consigo al domicilio familiar, repartiendo así las cargas entre ambos de forma equitativa (artículos 90-d y 91 del Código Civil). En todo caso, el reparto de las cargas se ampara en que los padres deberán sufragar los gastos de sus hijos menores de forma equilibrada y proporcionada a su capacidad económica, “teniendo en cuenta sus circunstancias personales, familiares, disponibilidad, flexibilidad del horario laboral, etc.”.
  • Otro subsidiario, para los casos en que el prioritario no sea el más adecuado.

En relación con el principio relativo al interés del menor, éste tiene su amparo legal en la defensa del derecho que tienen los hijos a relacionarse con ambos progenitores. Encontramos su fundamento legal en el artículo 92 del Código Civil y en el artículo 39 de la Constitución, cuyo texto reproducimos a continuación:

  1. Los poderes públicos aseguran la protección social, económica y jurídica de la familia.
  2. Los poderes públicos aseguran asimismo, la protección integral de los hijos, iguales éstos ante la ley con independencia de su filiación, y de las madres, cualquiera que sea su estado civil. La ley posibilitará la investigación de la paternidad.
  3. Los padres deben prestar asistencia de todo orden a los hijos habidos dentro o fuera del matrimonio, durante su minoría de edad y en los demás casos en los que legalmente proceda.
  4. Los niños gozarán de la protección prevista en los acuerdos internacionales que velan por sus derechos.

El Supremo fija así la doctrina tras resolver el Recurso que presentó un padre con un amplio régimen de visitas y pocos recursos económicos, a quien se le imponía recoger y devolver a su hijo menor de edad al domicilio familiar de la madre, quien tenía la custodia y vivía en localidad distinta.