Firmas auditoras y su responsabilidad sobre las auditadas

Firmas Auditoras, ¿victimas o «hijas» de la picaresca española?

0

LO QUE LAS FIRMAS AUDITORAS QUE SE SIENTEN «VÍCTIMAS» DE LOS ESCÁNDALOS DE BANKIA, GOWEX, PESCANOVA,… DEBERÍAN HABER DETECTADO EN SUS AUDITORÍAS, Y DEMÁS CASOS DE PICARESCA ESPAÑOLA

Qué desfachatez: las auditorías externas son obligatorias por ley, y el trabajo por el cobran estos profesionales expertos en contabilidad, unas muy suculentas facturas por cierto, es el examen crítico y sistemático de los libros contables de la empresa auditada que concluye con la valoración del auditor sobre la razonabilidad de la información contenida en ellos y sobre el cumplimiento de las normas contables, se supone que como garantía de veracidad para accionistas y terceros con interés.

Es obvio que el trabajo de las firmas auditoras de BANKIA, GOWEX, PESCANOVA,… No ha cumplido con esta finalidad, porque los contables de las empresas auditadas han sido mejores falseando que sus auditores examinando, o ha habido incompetencia o negligencia o connivencia, habrá que ver lo que dice la instrucción de los procesos penales. Pero lo cierto es que los administradores de estas empresas no han encontrado en la auditoría obstáculo alguno para estafar con toda facilidad a accionistas, al FROB, a la CNMV… ¡y dicen que se sienten víctimas! Y claro, para superar el descrédito fruto de estos escándalos financieros ¡quieren cobrar más! Y eso dicen, sin el menor asomo de vergüenza torera. Deloitte facturó en 2013 por los servicios de auditoría 141 millones de euros en España en un sector que representa un volumen de negocio de 499,67 millones de euros.

No sé si es una utopía, dada la natural tendencia a la picaresca en España, pero nos iría mucho mejor si en nuestro país por una vez se empezaran a asumir responsabilidades, y se derivaran consecuencias también económicas y políticas, para los que no realizan su trabajo con la diligencia debida o se dejan llevar por comportamientos negligentes. Quizá en algo debamos imitar a EEUU, dónde, al menos, cuando los “pillan” hay consecuencias y dónde el sistema judicial actúa con mayor rapidez y diligencia.

Un caso muy cercano al de Deloitte con Bankia, es el de la que fue la todopoderosa multinacional de la auditoría Arthur Andersen, cuya negligente actuación en el escándalo de Enron le llevo a la desaparición. Por cierto, parte de los restos del naufragio de Arthur Andersen están ahora en Deloitte. Veremos qué consecuencias se derivan para Deloitte de su relación, o no, en los diversos escándalos de Bankia, y qué es lo que ocurrió para que sus auditores no fueran capaces de detectar ni las tarjetas “black” ni el falseamiento de las cuentas previo a la salida a bolsa de la entidad. Algo tendrán que explicar y alguna responsabilidad tendría que asumir ¿no?

En otro caso de escándalo financiero americano que nos recuerda a uno en versión española, Madoff ingresó en prisión en el mismo momento en que salió a la luz pública su ingeniosa estafa piramidal. Aquí, los hijos de Ruiz Mateos llevan 2 años en libertad, a pesar de haber pedido reiteradamente la acusación particular, sin éxito, al juez Ruz que acuerde para ellos la misma medida cautelar de prisión preventiva que el juez Velasco sí acordó para Díaz Ferrán, y así no tienen impedimento alguno para seguir gastando impunemente el dinero robado a sus inversores por la estafa de los pagarés de NUEVA RUMASA, montando su «tercera rumasa», como la llaman ellos.

En EEUU el sistema financiero pudo sobrevivir a la quiebra del banco LEHMAN BROTHERS en el año 2008. Pues ya podría haber dejado el Estado español que quebraran y desaparecieran algunas de las Cajas de Ahorros metidas unas competir con los bancos, y que lo han hecho tan mal o peor de que LEHMAN BROTHERS, en lugar de darles ayudas por valor de 23.000 millones de euros, por ejemplo, tan solo en BANKIA, mientras las pymes y los autónomos quebraban por la crisis generada por el mismo sector financiero, a la vez que se les cortaba la financiación por las mismas entidades que recibían las mil millonarias ayudas del Estado pagadas con los impuestos que el Gobierno que tenía subir de forma inmisericorde a esas mismas, pymes, autónomos y trabajadores, lo que a su vez contribuía a que se redujera de forma drástica el dinero disponible para el consumo en el mercado español interior.

O el caso Pujol, imposible en EEUU, en un país con elección directa de sus representantes, que no aplica en su sistema electoral la fórmula D’HONT de distribución proporcional de los votos a las candidaturas, y que es nuestro de país da lugar a grandes disparidades en cuanto a la valía del voto de los ciudadanos según la provincia en la que se vote, y que aquí permite de que la llave de la gobernabilidad del Estado español haya estado durante más de 30 años en manos de un partido como CIU con menos votos que IZQUIERDA UNIDA pero con más escaños en el Congreso.

Si hubiera una justicia más eficaz, diligente e imparcial en nuestro de país, una verdadera separación de poderes entre legislativo / ejecutivo y judicial que permita que se vigilen y controlen estos entre sí, y un sistema electoral realmente representativo por elección directa y abierta de todos sus representantes (presidente, diputados, alcaldes, concejales, ya de todos los niveles, nacional, autonómico y local), no habría tanto ciudadano desencantado y frustrado votando a esta formación política tan temida para el resto de partidos, «PODEMOS», ilusionados con otro sistema en que le permita participar más activamente en cambiar todas estas cosas que tanto le indignan.

Quizá los españoles ya nos hayamos hartado del Lazarillo De Tormes, por fin, que ya nos vale, casi 500 años después.

Ester Fonfría Novella. Abogada.

[comparte] [fb] [tw] [gp]