Reclamación por Gastos Hipotecarios. Yvancos Abogados.

Reclame con nosotros la devolución de sus Gastos de Hipoteca.

Joaquín Yvancos

Socio Director

Podemos ayudarle

Contáctanos

Reclama a tu banco la devolución de los Gastos Hipotecarios

La Sentencia del Supremo de 23 de Diciembre de 2015 declara como abusiva, y por tanto nula, la cláusula en la que una entidad impone al prestatario el pago de todos los gastos relativos a la constitución del préstamo o hipoteca. En consecuencia, ya podemos reclamarle a nuestro banco o caja la devolución de los importes asociados a los siguientes conceptos:

— Gastos de Notario

— Los gastos del Registro de la Propiedad.

— EI Impuesto Sobre Actos Jurídicos Documentados.

— Los gastos de Gestoría (siempre que hayan sido impuestos unilateralmente por el banco).

— Gastos de Tasación (siempre que hayan sido impuestos unilateralmente por el banco).

— Asimismo, también podemos reclamar la devolución de la comisión de apertura (si la hay).

Los consumidores han de saber que, al igual que sucede con las cláusulas suelo, este tipo de cláusulas existen prácticamente en la totalidad de las operaciones bancarias que se realizan en nuestro país, a pesar de haber sido catalogadas como abusivas por los Tribunales.

Le animamos a iniciar la reclamación cuanto antes. El plazo podría prescribir en 2019.

 ¿Por qué es abusiva la cláusula relativa a los gastos hipotecarios?

A juicio del Tribunal Supremo, puesto que es el banco quien obtiene un beneficio con la formalización de la operación (además del propio beneficio económico asociado al préstamo), es éste, y no el consumidor, quien debe sufragar, como mínimo, una parte de los gastos asociados.

El préstamo interesa a las dos partes: el deudor obtiene la financiación que necesita, y el banco consigue un beneficio económico en forma de tipo de interés. Pero la hipoteca interesa únicamente a la entidad; por consiguiente, es ésta –y no el prestatario– quien en Justicia debe sufragar dichos gastos.

A mayor abundamiento, la cláusula no permite que haya una mínima proporcionalidad entre las partes contratantes, dado que sólo beneficia a una ellas (el banco).

Por regla general, todas las estipulaciones que aparecen en los préstamos han sido redactadas unilateralmente por los equipos jurídicos de los bancos, con la intención de acaparar todo el excedente del prestatario, en lo que claramente supone un nuevo abuso de posición dominante por parte de la entidad, contrario a derecho, que en Justicia debe ser reclamado.